Google+ Followers

martes, 3 de diciembre de 2013

ERA UN SEGUNDO CUALQUIERA


ERA UN SEGUNDO CUALQUIERA
Estaba  sumisa la mañana,
su luz amaneció tan tímida
que no atravesaba la ventana
y todas las sombras
se hallaban junto a mi cama.
Era invierno,
el canto de los estorninos,
caía rendido al suelo
antes de llegar a mis oídos
y dentro de mi cabeza
solo se oía ese enfermizo ruido.
No había sueños
todos se me habían roto,
a mi lado dormía tu cuerpo
pero me sentía solo
y un horizonte negro
estaba velando mis ojos.
Era temprano
cuando despertó tu sonrisa,
como se despierta el cielo
cuando la noche esta vencida
y hasta mi corazón llegó
una agradable brisa.
Era domingo,
los ruidos se espantaron,
se desperezó la luz,
me alcanzaron los cantos
y al abrirse mi horizonte
los sueños se asomaron.
Era un amanecer,
cualquier día de febrero
cuando moviste mi aspas
con tu suave viento,
cuando me llenaste de vida
con un sencillo "te quiero".

7 comentarios:

  1. Un hermoso poema , donde todas las estrofas hablan por si solas, de tu primer amanecer oscuro , hasta una nueva luz llena de sonrisas y abrazos cálidos.
    Un fuerte abrazo, mi querido Ramón.

    ResponderEliminar
  2. Un buen poema, en tema e imágenes. Me imagino que se trataba de los cantos de los estorninos que caían rendidos, en plural. Porque si es el canto de los estorninos el que caía, caía en singular.- Ahora, hay una metáfora que me parece genial: "Era temprano cuando despertó tu sonrisa como se despierta el cielo cuando la noche está vencida". Después me gustó mucho el remate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Almilcar,muy certera tu observación,no me había dado cuenta,incluso al corrector se le pasó,pues en el libro está con el mismo error,en el ya es imposible rectificar ,pero aquí en el blog lo haré.
      Un abrazo.

      Eliminar