Google+ Followers

domingo, 17 de noviembre de 2013

EN EL POZO CALVO SOTELO


EN EL POZO CALVO SOTELO
Está malherido mi pueblo,
Socavones de pena,
paladas de sangre,
arañazos en su tierra,
se mezcla el negro carbón
con el gris de las esquelas,
ya llueve sobre mojado
y se desborda el rio de lágrimas,
once muertes se suman
a las doce de días pasados.
Maldita mina,
maldita el hambre
por la que yacen enterrados,
¿dónde está el patrón?
¿dónde está la vida?
ahora solo queda duelo,
un luto de años,
rabia en el corazón
y esa eterna miseria
por la que bajaron al pozo,
a arrancar riqueza para unos
y pan y sudor para otros.
está malherido mi pueblo
y lentamente se desangra,
aunque pase de largo el tiempo
jamás se cerrará la cicatriz,
de esas veintitres puñaladas.

Entre 1953 y 1958 en el pozo Calvo Sotelo (Puertollano) veintitrés mineros murieron en dos fatales accidentes,veintitrés vidas,un precio demasiado alto que se cobró el hambre,este poema es un homenaje a ellos y a todos los que dejaron la vida o los años en la mina.
                                    PUERTOLLANO NO OLVIDA

9 comentarios:

  1. Bello homenaje Ramón. Es tremendo el poema , es un grito desgarrador...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María,gracias por tu visita y comentario,te tengo un poco abandonada,estoy liado con las correcciones de mi nuevo libro y me faltan horas para todo lo que quisiera hacer.
      Abracitos

      Eliminar
  2. Precioso Homenaje para quien da riqueza buscando su pan de cada Día, es un Placer Leerte.

    ResponderEliminar
  3. Por unas pesetas necesarias perdieron la vida unos y la dignidad los demás.
    Precioso, ya sabes cuanto me gustan estos temas, y lo bien que los describes para lo difícil que es hablar del dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y luego aún hay quien dice que los mineros son unos privilegiados
      gracias por tu visita Juan

      Eliminar
  4. Me uno a tu grito Ramón, un poema desgarrador.
    Lo comparto con mucho gusto.
    Feliz tarde

    ResponderEliminar
  5. Un merecido homenaje por esas vidas rotas, sin necesidad, solo por la ambición de unos cuantos...
    Un gusto leerte.
    Reme.

    ResponderEliminar