Google+ Followers

domingo, 27 de octubre de 2013

Y SE BESARON NUESTRAS SOMBRAS


Y SE BESARON NUESTRAS SOMBRAS
Éramos motas de polvo en un reloj de arena
Y aun así nos hicimos a la vez tiempo,
trozos de espejo en una noche de estrellas
y aun así se encontraron nuestros reflejos,
éramos hojas al viento buscándose para bailar,
chiquillos en el amanecer de sus deseos,
gotas de lluvia deslizándose por el cristal,
éramos tus ojos y mi mirada,
mis labios secos y tus besos húmedos,
las olas de mi mar llegando a tu playa,
¡éramos tan diferentes y pequeños!
yo el sol en las manos,
 tú la luna en la cara
y juntos empezamos a construir nuestro cielo.

8 comentarios:

  1. Precioso poema y un bello cielo que no todo el mundo logra.
    Un abrazo, Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María,gracias por estar,se que no es fácil lograr ese cielo,y a veces no depende solo de nosotros,yo he tenido suerte,para construirlo cuento con la ayuda de un Angel-a
      abracitos

      Eliminar
  2. consuelofrancofranco27 de octubre de 2013, 23:45

    Solo la foto anuncia el preludio de lo que está por venir, puro amor, dulzura y sensibilidad, como podia no ser así,hola Ramón

    ResponderEliminar
  3. Hermoso Ramón, él que sienta así, es un privilegiado.
    Comparto con gusto tus poemas.
    Feliz día

    ResponderEliminar
  4. Me gusta el poema. Cuando el amor se complementa de esta forma,se puede construir el cielo sin nubarrones.
    Valoro que con palabras sencillas se trasmitan sentimientos hermosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar