Google+ Followers

martes, 1 de octubre de 2013

OLVIDADOS


OLVIDADOS
Anda la calle llena de olvidados,
dejados de la mano, por una realidad ficticia
que no admite sino el horror de lo perfecto,
andan los ancianos olvidados, solos o en grupo,
cuando lo que les gustaría es andar con los suyos,
andan los parados llenando estadísticas,
aunque ellos solo quieren llenar sus neveras vacías
anda apartado al que tratan de lunático
tan solo por creer en un sueño y perseguirlo,
anda el inadaptado señalado con el dedo
porque es el único al que no lavaron el cerebro,
andan ignorados los que no pueden ver, caminar o entender
porque somos incapaces de  mirar y comprender,
andan perseguidos los que son distintos,
aunque el haber nacido lejos sea su único delito,
andan despreciados los pobres, los que tocaron fondo,
como si no nos pudiera ocurrir a nosotros
anda la calle llena, de gente olvidando a gente,
sin darse cuenta que caminan hacia la soledad lentamente
anda muriendo el amor, la amistad, hablar escuchar,
lo esta matando el dinero, el tener, el poder, el aparentar,
anda la luna triste desde que nadie la espera
entretenidos, como estamos, con el circo de vidas ajenas,
andan las calles vacías de la felicidad que huyó, cansada
de ver pasar a la gente por su lado y ser ignorada,
anda perdido el ser humano, tras valores falsos
cada vez más ser, cada vez menos humano,
ando yo también perdido, pero quiero encontrarme
con los perseguidos, con los diferentes, con los locos,
con los ancianos, con los parados, con los que pasan hambre,
con todos, para desterrar el egoismo y soñar un poco
que los fusiles disparan besos,
que a los ciegos no le faltan nuestros ojos,
que el dinero se deshace al tocarlo,
que el hombre disfruta su trabajo
o al menos  se ve recompensado,
que no hay más religión que el cariño
y la moneda de cambio es el abrazo,
que no vuelve a sentirse triste la luna,
que se llena la mañana de risas
y la verdad se pasea desnuda
dejando a la mentira en ridículo,
que no importa el color de la piel,
que no se derrama sangre en el mundo
ni existe más hambre que la de saber,
que el ocaso es tranquilo y la muerte serena,
que callan los ruidos y se escucha el alma,
que la soledad huye y la vida está de vuelta,
que se cose con nuevos lazos
esta humanidad descosida
y se quedan las calles vacías de olvidados.

 (Para ver el vídeo sin que se mezclen las músicas,apagar el reproductor de color negro, que está situado en la parte superior de la página)


7 comentarios:

  1. Un poema con una verdad desgarradora. Impresiona su cuidado contenido.
    un abrazo ,amigo

    amapolanegra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tiempos oscuros,que habrá que iluminar con sonrisas
      un abracito y gracias por visitarme

      Eliminar
    2. Ramón; tu poema o lo que sea. No importa la clasificación literaria. Es INMENSO. MUY INMENSO. INMENSÍSIMO. IMPRESIONANTE. BELLO. Un abrazo y GRACIAS.

      Eliminar
  2. Cierto; Todo lo que dices Ramón es pura y cruda realidad, pero nunca olvides que hay algo mas, esas calles llevan a personas que también regalan esperanza (yo soy una de ellas) y pocos las escuchan, los mismos que se lamentan cierran sus oídos. El bullicio, el ajetreo, las prisas, el egocentrismo, lo material, la individualidad, son factores que nos llevan a caminar por esas calles y olvidar a los olvidados.
    Un beso mi querido amigo para ti.
    Tuki

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alegría,yolanda,por supuesto no pierdo la esperanza mientras exista gente como tu,generosa,abierta y dispuesta al abrazo entrañable

      Eliminar
  3. Excelente trabajo, Ramon Merino, muy real!!

    ResponderEliminar