Google+ Followers

martes, 27 de agosto de 2013

ANTE MÍ, LA VIDA


ANTE MI ,LA VIDA
Cada despertar arranca
mis deseos dormidos,
pero también mis dudas,
mis miedos sin sentido,
a veces cuesta abandonar
la isla de este placido sueño
para enfrentarse ,con ganas,
al vacío de un día nuevo,
pero la pereza se torna polvo
cuando tras una niebla densa
y ante mis cansados ojos,
el resto de mi vida espera,
entonces mis pasos, son  azadas
que construyen el camino,
mi voluntad, ráfagas de viento
para despejar mí destino.

4 comentarios:

  1. Cada día un nuevo amanecer...
    Precioso intimismo.
    Besos, Ramón

    ResponderEliminar
  2. Estupendo Pensamiento y si la voluntad cambia nuestro destino me gusto mucho Ramón.

    ResponderEliminar