Google+ Followers

domingo, 29 de junio de 2014

EL VALOR DE UN INSTANTE


EL VALOR DE UN INSTANTE
No quiero una luna para mí solo,
en su grandeza me olvido,
en la lejanía me pierdo,
prefiero la tímida luz de una farola
acompañando esas horas de nadie,
cuando  mi memoria
recibe la visita de viejos recuerdos,
o me basta un solo reflejo de aquella luna
en unos ojos amigos,
cualquier anochecer de verano
con el mar de testigo,
compartiendo risas o fracasos.

3 comentarios:

  1. Le pedimos demasiado a la vida , y la vida solo quiere ser vivida ; besos Ramon .

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Ramón.
    Como me identifico con esta poesía, soy de las que me gusta perderme en un banco a solas con mis recuerdos. Horas perdida solo mi pensamiento y yo y si además está la farola...ya no pienso, sueño.
    Un abrazo mi amigo poeta.

    ResponderEliminar