Google+ Followers

viernes, 30 de mayo de 2014

LOS SUEÑOS


LOS SUEÑOS
Cuantas veces cambie mis horas
por un gramo de sueños,
pero eran tan falsos
que al despertar se fueron,
cuantas me bebí la vida,
buscando en el fondo del vaso
una razón, una salida,
que larga e inútil búsqueda
todo era nada, todo mentira,
solo tú valiste la pena,
solo la luna en tus ojos.
Ahora, entre el mar del tiempo
se pierden mis lágrimas,
pero dejan un surco invisible
como huella de su paso en mi cara,
y en el corazón reposa
todo lo amargo de sus aguas.
Amor, anoche soñé dormido
y quiero amanecer soñando,
que si me agarro a los sueños
me sobraran razones
para seguir viviendo.

2 comentarios:

  1. Eso es Ramón siempre los sueños, siempre...

    Abrazos y besos, amigo.

    ResponderEliminar
  2. "Amanecer soñando"..., así es, sin perder la esperanza.
    Precioso, Ramón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar