Google+ Followers

sábado, 7 de septiembre de 2013

HASTÍO


HASTÍO
Han bajado las nubes
a posarse en mis ojos,
cansados de contemplar
jóvenes de brazos caídos
e ilusión perdida,
la calle vacía de juegos
y llena de soledades,
dentro de la ciudad, sombras,
que deambulan sin rumbo,
y nacidos en las afueras, adolescentes
 filtreando con su trágico destino,
marchitas flores de asfalto
del más negro aroma
y cruel espino.
He mirado de frente al sol
para intentar cegarme
y darle paz a mi vista,
harta de ver tanta injusticia
tanta desigualdad, tanto vacío.
Ya no hay sueños más allá de mañana,
solo un futuro, muerto antes de haber nacido.

11 comentarios:

  1. Qué triste Ramón, pero es cierto. La desesperanza, lo incierto...
    Un abrazo

    Amapolanegra

    ResponderEliminar
  2. Estupendo como siempre Ramón me gusto mucho.

    ResponderEliminar
  3. El hombre grande es aquel que en medio de las muchedumbres mantiene, con perfecta dulzura, la independencia de la soledad. Emerson (1803-1882)

    Perfecto... me gustó mucho esta poesía.
    Rosa Lobo

    ResponderEliminar
  4. Un gran poema, amigo, me gusta mucho la música de tu blog. Aquí llevo un rato oyéndola, Gracias!!

    ResponderEliminar